Ecologistas en Acción alerta de la amenaza de las basuras marinas

AGENCIAS

  • Más de 690 especies de flora y fauna han interactuado con basuras marinas plásticas y sus restos están en la cadena trófica humana.
  • Se estima que cada año entran en el océano entre seis y ocho millones de toneladas de este tipo de residuos.
  • La organización cree que lo mejor para mejorar la situación es aplicar el principio de las seis R: Reducir, Reutilizar, Reciclar, Rediseñar, Recuperar y Reemplazar.

Basura en el fondo del mar

Ecologistas en Acción ha publicado el informe Basuras marinas, plásticos y microplásticos en el que se alerta de la “grave amenaza global” que suponen las basuras marinas, destacando el impacto de los plásticos y los  microplásticos. Por ello, insta a un consumo más responsable que reduzca su uso y, al mismo tiempo, mejorar e incrementar su reciclado.

El informe recoge una amplia revisión bibliográfica de más de 300 publicaciones científicas internacionales y proporciona un completo resumen sobre los orígenes, impactos y consecuencias de las basuras marinas. Dependiendo de las fuentes consultadas, se estima que cada año entran en el océano entre seis y ocho millones de toneladas de estos residuos, de los cuales los plásticos representan más del 80%. Además, también el 80% de la entrada de basuras marinas se produce desde zonas con alta densidad de población y presencia de industrias o vertederos.

Por ello concluye que el origen de este problema radica en “el enfoque del ciclo de vida: el modelo lineal que siguen los recursos utilizados, desde su fabricación a su posterior descarte, a menudo tras un solo uso y durante un tiempo corto, generando una acumulación incesante de residuos”.

Riesgos para el ser humano y la fauna

Los ecologistas advierten de que más de 690 especies de flora y fauna han interactuado con basuras marinas plásticas y que sus restos están ya en la cadena trófica humana. “La persistencia de los plásticos en la naturaleza puede conducir a riesgos serios para el ser humano y la fauna salvaje, produciendo cambios en los ecosistemas, exposición a sustancias químicas, efectos letales y subletales debido a su ingestión, así como al atrapamiento con elementos de plástico por parte de la fauna marina”.

Ecologistas en Acción alerta en este estudio de que la ingestión de microplásticos por organismos de los eslabones inferiores de la cadena trófica puede ser una ruta de entrada para niveles superiores de la cadena trófica, a través del consumo de presas previamente contaminadas por estos elementos, pudiendo llegar hasta el ser humano.

Así, la organización, perteneciente a la rama institucional, recuerda que cada vez son más las voces que señalan como solución la lucha contra el problema en su origen, aplicando el principio de las seis ‘R’: Reducir, Reutilizar, Reciclar, Rediseñar, Recuperar y Reemplazar.

Según destaca, el porcentaje de reciclado de plásticos en Europa se sitúa por debajo del 25% y, dado que el 40% del plástico producido en Europa se destina a la producción de envases, la introducción de sistemas de depósito y retorno de envases (SDDR) se convierte en una medida “imprescindible”. Entre otros aspectos, advierte de que el caso de la incineración de residuos es “poco eficiente”, ya que las incineradoras convierten los residuos en contaminación en el aire, el suelo y las aguas.

Finalmente, Ecologistas en Acción, que incluye una propuesta de once “cambios fáciles” en las rutinas diarias para avanzar en la solución, insiste en señalar como opciones “eficaces” tanto la reducción del consumo de plástico de uso cotidiano como la mejora en la reutilización y reciclado del mismo. Aboga así por la sustitución del plástico por otros materiales más sostenibles, a la vez que por el desarrollo de “una normativa que vigile más estrechamente el uso excesivo de plástico innecesario”.

Por todo, las basuras marinas “afectan a hábitats, especies y ecosistemas; a la salud humana y la seguridad; y a sectores económicos tales como la pesca, el turismo y la navegación“, convirtiéndose en “uno de los mayores problemas de contaminación a nivel mundial” de la época actual.

Grandes bloques de plásticos y microplásticos

Al principio los grandes bloques de residuos marinos se detectaron en la costa, pero en los últimos años se han hallado grandes islas de basura flotante en mar abierto y en los fondos oceánicos. Ecologistas en Acción alerta de la elevada presencia de microplásticos (partículas de menos de 5 milímetros), muchos de los cuales provienen de productos de cosmética, que sortean los sistemas de saneamiento hasta desembocar en mares y océanos.

Estos microplásticos provienen también de la fragmentación de tejidos sintéticos (en un sólo lavado pueden generar más de 1.900 fibras de microplásticos) o de la degradación de las bolsas de plástico en partículas microscópicas.

Además, señalan que se han documentado casos de ingestión de macroplásticos en un amplio número de organismos, “incluyendo especies de peces de valor comercial como el arenque y la caballa, los atunes del Mediterráneo y el bacalao del Atlántico“, en los que la confusión de la basura con alimentos puede causar la muerte directa, a través de la obstrucción del estómago, o afectar a sus organismos a largo plazo.

Source: 20′ Ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *