Intriga en Marte: ¿cráter de impacto o supervolcán?

EUROPA PRESS

Marte

Imágenes de un cráter de Marte tomadas por la sonda Mars Express de la ESA el 1 de enero desconciertan a los científicos, que no saben discernir si su origen es un meteorito o un supervolcán.

Ismenia Patera (“patera” significa “plato” en latín) se encuentra en la región marciana de Arabia Terra. Se trata de un área de transición entre las regiones boreal y austral del planeta, y una zona de la superficie especialmente intrigante.

El cráter tiene unos 75 kilómetros de diámetro. Su centro está rodeado por un anillo de colinas, bloques y terrones que podrían haber sido lanzados al cráter por impactos cercanos, informa la ESA.

El material proyectado durante estos fenómenos también creó las pequeñas hondonadas y depresiones que pueden verse dentro de Ismenia Patera. Una serie de barrancos y canales serpentean desde el borde del cráter hasta la base, que está cubierta por depósitos de hielo llanos y con signos de un desplazamiento fluido, de manera similar a los glaciares rocosos y ricos en hielo que se forman en climas fríos y áridos.

Dos teorías sobre cómo se formó

Destacan dos hipótesis sobre su origen. La primera asocia su origen a la posible caída de un meteorito en Marte. A continuación, una serie de depósitos sedimentarios y hielo habrían llenado el cráter hasta que este se derrumbó y formó el paisaje irregular y lleno de fisuras que vemos hoy.

La segunda idea sugiere que, en lugar de un cráter, Ismenia Patera albergó un volcán que erupcionó con consecuencias catastróficas, al arrojar grandes cantidades de magma a sus alrededores y acabar por derrumbarse.

Ciertas propiedades de las formaciones superficiales que se ven en Arabia Terra sugieren un origen volcánico, como sus formas irregulares, su bajo relieve topográfico, sus bordes relativamente elevados y la aparente ausencia de material eyectado que normalmente se halla alrededor de un cráter de impacto.

No obstante, algunas de estas figuras y formas irregulares también podrían encontrarse en cráteres de impacto que simplemente habrían evolucionado e interactuado con su entorno de manera particular a lo largo del tiempo.

Source: 20′ Ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *