La OMC pide al Gobierno que apoye la identificación genética de niños víctimas de la trata

EFE

  • Un programa impulsado por la Universidad de Granada ha conseguido identificar el origen de 828 niños víctimas del tráfico de personas en diez años.
  • El programa se mantiene gracias a la ayuda financiera que recibe por parte de una compañía mexicana.
  • La Organización Médica Colegial pide a los poderes públicos que se impliquen más en proyectos como este, que favorecen a la ‘marca España’
  • Actualmente hay más de 10.000 niños refugiados desaparecidos en el continente que podrían ser identificados mediante este programa.

Trata de personas

La Organización Médica Colegial (OMC) ha pedido al futuro Gobierno que el programa español DNA-Prokids, impulsado por la Universidad de Granada para luchar contra la trata de personas, que ha identificado en diez años a casi 900 niños desaparecidos, forme parte de la ‘marca España’.

Este programa, que ha cumplido diez años y está presente en 16 países, realiza la identificación genética de los niños robados por las mafias para ser explotados de distintas maneras y lo compara con el ADN de sus padres con el fin de luchar contra el tráfico de más de 2,5 millones de personas al año, especialmente de niños (1,2 millones).

En rueda de prensa, el director del Laboratorio de Identificación Genética de la Universidad de Granada y responsable de DNA-Prokids, José Antonio Lorente, ha hecho un balance de la iniciativa junto al presidente de la OMC, Juan José Rodríguez-Sendín, quienes han insistido en la necesidad de combatir la trata y el tráfico de personas y que España juegue un papel fundamental en ese sentido.

El programa ha identificado a 828 niños víctimas del tráfico de personas

Lorente ha explicado que el programa ha realizado en los países en los que está implantado más de 10.300 análisis de muestras de ADN, y ha identificado a más de 828 niños que habían sido dados en adopción por mafias tras ser robados de sus hogares.

La identificación se hace a través de un ‘kit’ incluido en un sobre donde se recogen muestras genéticas que bastan para comparar el código genético de los niños perdidos con el de sus familiares.

Los niños más pequeños, ha explicado Lorente, son robados para las adopciones ilegales, y aquellos algo más mayores son arrebatados de sus padres para la explotación sexual o laboral y para practicar la mendicidad o incluso para ser niños soldado.

Este “programa humanitario” hace unos años contaba con la financiación de varias entidades bancarias y empresas, una realidad que ha cambiado “radicalmente” según ha reconocido Lorente y ahora cuenta prácticamente sólo con el apoyo de una compañía mexicana.

Los médicos piden más implicación de los poderes públicos

“Hay que coordinar no solo la parte científica, también la estrategia legal, de cómo hacer leyes adecuadas, ver como se llega a la ultima esquina del ultimo país del mundo, eso lo tiene que hacer alguien y me gustaría que lo hiciera España, ya que esto se creó aquí”, ha destacado el experto.

En el mismo sentido se ha pronunciado el presidente de la OMC, quien ha insistido en que conseguir extender y liderar la lucha contra la trata de personas con esta herramienta debe ser una decisión política. Así, tanto por los logros conseguidos y el potencial que tiene para tratar de solucionar este tipo de crimen organizado, Sendín ha estimado que debería formar parte de la denominada ‘Marca España’.

Lorente, que también ha abogado por ello, ha abundado en que este tipo de iniciativas favorecen un posicionamiento de la “Marca España”, al tiempo que ha propuesto que se cree en España un centro mundial de referencia de control y seguimiento de la lucha contra la trata de niños.

La OMC se adhirió hace tiempo a este programa humanitario consciente, ha indicado Sendín, del papel que desempeñan los médicos en el tema de las adopciones a la hora de emitir certificados e informes, tanto de la idoneidad para los padres como del control del menor.

Europa no está exenta de este tráfico de menores y según ha indicado Lorente es necesario identificar a los más de 10.000 niños refugiados desaparecidos en el continente, como tampoco lo está España debido a “la presión migratoria” proveniente del norte de África.

De hecho, la ciudad autónoma de Melilla asumió el programa DNA-Prokids para identificar a menores inmigrantes que llegaban a la ciudad a través de mafias de tráfico de personas.

Source: 20′ Ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *