Más de la mitad de tu cuerpo no es humano (y por qué eso es bueno para tu salud)

20MINUTOS

Sistema circulatorio

Las células humanas constituyen únicamente el 43% del total de células de tu cuerpo, el resto son microbioma que ha colonizado nuestro cuerpo. Un microbioma que médicos y científicos están estudiando detalladamente y que se puede convertir en un aliado fundamental para comprender desde el origen de una alergia al párkinson.

“Estas células que no vienen ‘incluidas’ en el cuerpo humano son esenciales para su salud. Tenemos que entender que el cuerpo humano no es algo exclusivamente humano”, dice a la BBC la profesora Ruth Ley, directora del departamento de ciencia de microbiomas del Instituto Max Planck, que señala que dentro de este microbioma podemos encontrar millones de microorganismos que van incluyen incluye bacterias, virus, hongos y arqueas.

El profesor Rob Knight, de la Universidad de California en San Diego, recuerda también que “eres más microbio de lo que eres humano”. Algo que no se tenía tan claro hasta hace poco, y es que se pensaba que las células humanas en una cifra de 10 a uno. “La estimación actual es que eres aproximadamente 43% humano si cuentas todas las células”, dice Knight a la BBC.

La ciencia está descubriendo rápidamente el papel que juega el microbioma en la digestión, regulando el sistema inmune, protegiendo contra enfermedades y fabricando vitaminas vitales. Knight cuenta que “estamos encontrando formas en que estas pequeñas criaturas transforman por completo nuestra salud de una forma que no habíamos imaginado hasta hace poco”.

De hecho, varios investigadores aseguran que el exceso de antibióticos, por ejemplo, puede poner en riesgo el microbioma ‘bueno’ mientras destruye al ‘malo’. “Durante los últimos 50 años hemos hecho un excelente trabajo para eliminar las enfermedades infecciosas, pero a la vez hemos visto un aumento enorme y aterrador en las enfermedades autoinmunes y en las alergias“. El microbioma también se relaciona con enfermedades como los procesos de inflamación intestinal, el párkinson, etc…

Una dieta sana equilibrada es la clave

Nos protegen de infecciones y enfermedades, entre otras razones porque al ocupar tanto espacio, no dejan mucho para otros organismos perjudiciales para nuestro cuerpo”, explica Ed Yong, autor del libro I Contain Multitudes. “También ayudan a renovar partes de ciertos órganos y en la reconstitución de nuestros cuerpos y quizás afectan el comportamiento y los pensamientos. En animales se sabe que afectan el humor, la personalidad y la resiliencia al estrés y la ansiedad, algo que en humanos no ha podido ser demostrado al 100% todavía”.

Se sabe que gran parte viven en nuestro aparato digestivo, especialmente en los intestinos. Para mejorar esta microfauna “basta con comer de forma variada y sana”, señala Yong en su libro.

Pero genéticamente somos aún más superados. El profesor Sarkis Mazmanian, microbiólogo de Caltech, argumenta que “lo que nos hace humanos es la combinación de nuestro propio ADN más el ADN de nuestros microbios, especialmente los intestinales”.

Source: 20′ Ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *