Un colgante de jade podría cambiar la visión de los mayas

EUROPA PRESS

  • Este colgante, hallado en Belice, es la única pieza de este tipo que se sabe que está inscrita con un texto histórico: 30 jeroglíficos sobre su primer dueño.
  • “La historia que cuenta es corta pero importante”, explica Geoffrey Braswell, arqueólogo de la Universidad de California que descubrió la pieza en 2015.
  • Fue utilizado por primera vez en el 672 D.C. y se enterró hacia el año 800, pero no junto a su dueño, sino solo con otros objetos.

Colgante de jade maya

Un colgante de jade de origen maya hallado en Belice, único por contener un texto histórico, puede cambiar el conocimiento científico que se tiene de esta civilización de la América precolombina.

La pieza, usada en el pecho de un rey durante ceremonias religiosas clave, fue descubierta en 2015 por el arqueólogo de la Universidad de San Diego (California) Geoffrey Braswell, en el yacimiento de Nim Li Punit. Está custodiada en el Banco Central de Belice, junto a otros tesoros nacionales.

Tras su examen minucioso, Braswell publicó recientemente un artículo en la revista de la Universidad de Cambridge Ancient Mesoamerica, donde ha detallado el significado de la joya. Un segundo artículo, en el Journal of Field Archaeology, describe las excavaciones.

El colgante mide 18,7 centímetros de ancho, 10,4 de alto y solo 0,7 de grosor, y las formas con las que ha sido tallado representan toda una hazaña técnica. Pero lo que hace que el colgante sea aún más notable, según Braswell, es que es la única pieza de este tipo que se sabe que está inscrita con un texto histórico. Tallado en la parte posterior del colgante, son 30 jeroglíficos sobre su primer dueño.

“Literalmente nos habla”, dijo Braswell, ya que “la historia que cuenta es corta pero importante”. Este arqueólogo cree que incluso puede cambiar lo que sabemos acerca de los mayas. Otra cuestión también importante es que el colgante “no fue arrancado de la historia por los saqueadores”, dijo Braswell. “Encontrarlo en una expedición legal, en su contexto, nos da información sobre el sitio y la joya que no podríamos haber tenido de otro modo o tal vez imaginado”.

El colgante tiene la forma de una T. Su frente está tallado con una T también. Este es el glifo maya “ik”, que significa “viento y aliento”. Fue enterrado, según Braswell, en una curiosa plataforma en forma de T. Y una de las vasijas que se descubrieron junto al colgante, un vaso con una cara de pico, probablemente representa a un dios maya del viento.

El viento era visto como vital por los mayas. Llevaba lluvias monzónicas anuales que hacían crecer los cultivos. Y los reyes mayas —como gobernantes divinos responsables del tiempo— realizaban rituales según su calendario sagrado, ardiendo y esparciendo incienso para traer el viento y las lluvias vivificantes. Según la inscripción en su parte posterior, explica Braswell, el colgante fue utilizado por primera vez en el 672 de nuestra era, en tal ritual.

Hacia el año 800 D.C., el colgante fue enterrado, no con su dueño humano, al parecer, sino solo con otros objetos. ¿Por qué? El colgante no era una baratija, ha asegurado Braswell, sino que “tenía inmenso poder y magia”. ¿Podría haber sido enterrado como un homenaje al dios del viento? Esa es la corazonada fundamentada de Braswell.

Los reinos mayas estaban desapareciendo en Belice y Guatemala alrededor del año 800 D.C., según explica este arqueólogo. Los niveles de población se desplomaron. Una generación después de la construcción de Nim Li Punit, el lugar y la tumba donde estaba el colgante fueron abandonados.

“Una teoría reciente es que el cambio climático causó sequías que condujeron al fracaso generalizado de la agricultura y al colapso de la civilización maya”, ha asegurado Braswell. “La dedicatoria de esta tumba en ese momento de crisis al dios del viento que trae las lluvias anuales sostiene esta teoría, y debe recordarnos todo sobre el peligro del cambio climático”.

Lo que cuenta el colgante

La inscripción en la parte posterior del colgante es quizás lo más intrigante, según Braswell. El texto todavía está siendo analizado por el coautor del estudio, Christian Prager, de la Universidad de Bonn. Y la escritura maya en sí no está traducida del todo.

Pero la interpretación de Prager y Braswell del texto descifrado por ahora es esta: la joya fue hecha para el rey Janaab ‘Ohl K’inich. Además de anotar el primer uso del colgante en el 672 para una ceremonia de dispersión de incienso, los jeroglíficos describen la ascendencia del rey. Su madre, indica el texto, era de Cahal Pech, un sitio distante en Belice occidental. El padre del rey murió antes de los 20 años y pudo haber venido de algún lugar de Guatemala.

También describe los ritos de adhesión del rey en 647 D.C., dijo Braswell, y termina con un pasaje que posiblemente vincula al rey a la poderosa e inmensa ciudad maya de Caracol, ubicada en la moderna Belice.

“Cuenta una historia política lejos de Nim Li Punit”, dijo Braswell. Señala que Cahal Pech, el lugar de nacimiento de la madre, por ejemplo, está a 60 millas de distancia. Ese es un viaje en autobús de cinco horas hoy, y en ese entonces habrían sido muchos días de caminata a través de la selva tropical y a través de las montañas.

¿Cómo llegó el colgante a este lugar? Aunque es posible que lo robaran de un lugar importante y lo llevaran a las provincias, Braswell no lo cree. El arqueólogo piensa que el colgante habla sobre la llegada de la realeza a Nim Li Punit para la fundación de una nueva dinastía. La escritura en el colgante no es particularmente vieja según los estándares mayas, pero es la más antigua encontrada en Nim Li Punit hasta ahora, sostiene Braswell.

Podría ser que el rey Janaab ‘Ohl K’inich se trasladara a Nim Li Punit, asegura Braswell. O podría ser que un gran estado Maya estuviera tratando de aliarse con las provincias, expandir su poder o buscar favores al obsequiar a un rey local con la joya. De cualquier manera, cree Braswell, la escritura en el colgante indica lazos que habían sido previamente desconocidos.

Incluso si se ignora la escritura y su aparente procedencia real, la piedra de jade en sí es de las montañas de Guatemala, al suroeste de Belice. Hay pocas señales anteriores de comercio en esa dirección, ha indicado Braswell.

Es posible que nunca sepamos exactamente por qué el colgante llegó a Nim Li Punit o por qué estaba enterrado como estaba, pero el proyecto de Braswell para entender el sitio continúa. Este arqueólogo planea regresar en la primavera de 2017 a ese lugar, para, esta vez, ver también si podría descubrir una conexión con el Mar Caribe. Después de todo, se encuentra solo a 12 millas río abajo, un viaje de cuatro horas en canoa.

Source: 20′ Ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *