Un grupo de científicos descubre una rana con la piel transparente que permite ver su corazón

20MINUTOS.ES

  • Esta nueva especie de rana de cristal, caracterizadas por su transparencia, ya podría estar en peligro por la explotación petrolera en la zona en la que habita.
  • “Necesitan agua completamente limpia para reproducirse, en una contaminada no podrían sobrevivir”, escriben en el estudio los científicos que la han descubierto.

Rana de cristal (Hyalinobatrachium yaku)

Un grupo de científicos ha descubierto una nueva especie de ‘rana de cristal’ en la Amazonía del Ecuador. Las ‘ranas de cristal’ se caracterizan por tener una piel transparente que normalmente dejar ver algunos órganos del animal. Pero esta nueva especie, bautizada como Hyalinobatrachium yaku, deja incluso ver su corazón, tal y como muestran las imágenes del estudio publicado en el medio ZooKeys.

El anfibio, descubierto por un equipo de científicos de la Universidad San Francisco de Quito, se distingue también por los puntos de color verde oscuro que tiene en todo su cuerpo.

El agua y las corrientes lentas son cruciales para esta especie, al igual que para el resto de ranas de cristal conocidas. Sin embargo, el comportamiento a la hora de reproducirse es distinto. Los machos son los responsables de custodiar los huevos bajo las hojas de un árbol hasta que estos eclosionan y caen a la corriente de agua.

Aunque la especie se acaba de descubrir y se han identificado tres núcleos distintos, ya podría estar en peligro. Las causas son la explotación petrolera de la zona en la que habita, la contaminación del agua y la construcción de carreteras.

“Las ranas necesitan aguas completamente limpias para reproducirse. Si el agua se contamina no pueden sobrevivir“, describen en el artículo. “Además requieren continuas zonas de bosque para interactuar con poblaciones cercanas, y las carreteras podrían suponer una barrera y aislarlas unas de otras”.

Por el momento se ha catalogado el estado de conservación de la especie como ‘Datos Insuficientes‘, según los criterios de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Source: 20′ Ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *